La «inquietud» de Blanca Suárez ante su nueva serie

57

La melena con ondas está de moda. Desde la Reina Letizia a Marta Etura o Amaia Salamanca, se ha convertido en el look de la temporada. La actriz Blanca Suárez también se ha apuntado a esta tendencia, que ayer estrenó en la presentación de las tenacillas GHD. Guapísima con un vestido negro con detalles troquelados, de la firma Sandro, Blanca explicó tras el photocall que espera con impaciencia el estreno de su último trabajo para la televisión, «Lo que escondían sus ojos» (Telecinco), basado en la novela de Nieves Herrero, sobre el amor prohibido entre Sonsoles de Icaza y Ramón Serrano Suñer. «Aún no tenemos fecha exacta para el estreno de esta serie y estamos muy inquietos. Se trata de cuatro capítulos que rodamos hace más de un año y sólo veré el resultado final cuando se emita», comentó la actriz madrileña. Para su compañero de reparto, el cubano Rubén Cortada, sólo tiene palabras de halago: «Para mí ha sido un gusto estar a su lado».

Días atrás, Blanca Suárez celebró su 28 cumpleaños, «con mi familia, pero también trabajando», explicó; y como regalo especial destaca «la presencia de mis amigos, que han estado cerca». Aunque aún le cuesta hablar de asuntos que no sean los puramente profesionales, a raíz de estos eventos empieza a abrirse con cierta cautela, consciente de que su tirón va más allá de los rodajes. «El balance que hago sobre mi pareja (Joel Bosqued) es privado, pero sí puedo decir que estoy muy contenta. Por eso sólo pido seguir como estoy, en lo personal y también profesional».

Precisamente el año en que Blanca Suárez venía al mundo, 1988, la mítica orquesta Chattanooga animaba las noches de Madrid en la sala Victoria. De aquellas veladas surgieron mil y una historias que llenaron las crónicas de sociedad de la capital a finales de los 80, con unos personajes que siguen hoy en el candelero. Por eso, los hermanos Carral han querido recuperar «los jueves de Chattanooga» en la reabierta sala Florida Park. Para la inauguración de estas veladas se celebró una fiesta por todo lo alto, con una genial Rossy de Palma como maestra de ceremonias. En las mesas, disfrutando de la cena, vimos a la cantante Rosario Flores, que nunca olvidará el día que su madre perdió un brillante precisamente en ese escenario, o el actor José Coronado, muy guapo con su esmoquin y adorable como siempre. El cantante de La Unión, Rafa Sánchez; la modelo Laura Sánchez, los decoradores Lorenzo Castillo y Pascua Ortega, María Cecilia Sarasola con su hijo Gigi, y un largo etcétera disfrutaron de una noche donde la sorpresa la dieron Ana Belén, que actuó acompañada de la orquesta, y el empresario Paco Arango, que se arrancó con un tema rockero.

Deja tu comentario aquí

Comentario